Mostrando entradas con la etiqueta Moraduras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Moraduras. Mostrar todas las entradas

Hematomas, moretones o moraduras.


1- Un remedio tradicional muy antiguo consiste en aplicar, tan pronto se recibe el golpe, compresas muy frías o incluso pedazos de hielo sobre la zona afectada. Con eso reduciremos el hinchazón y frenaremos la hemorragia.

2- Cataplasma de Cebolla.
La cebolla puede aplacar moratones o hematomas.
Ingredientes
Cebolla
Preparación
Calentar un trozo de cebolla en una sartén.
Uso
Ponerlo sobre una gasa y aplicarlo a modo de cataplasma durante 4 o 5 horas.


3- Aplicar dos cataplasmas preparados a partir de una manzana o, otra forma de hacerlo, rallando la manzana cruda con su piel y colocar los pedazos en el lugar del golpe, ya sea envolviéndola en una gasa ligera o directamente sobre la epidermis.

4- El sauce, la alga espirulina, árnica o el jengible son medicinas naturales que actúan como antiinflamatorios.

Golpes, hemorragias, hematomas y moraduras o moretones.





Muchas veces recibimos golpes ya sea voluntaria o intencionadamente. En el mismo instante en que lo recibimos sentimos un dolor intenso y posteriormente sufrimos un hinchazón o enrojecimiento.


Estos son los remedios naturales y caseros más eficaces para calmar el dolor y eliminar las moraduras e hinchazones.








1- Compresa de harpagofito, árnica y cola de caballo
El harpagofito (la garra del diablo) es un buen antiinflamatorio, así como el árnica, ideal para los golpes.
La cola de caballo un magnífico remineralizante y favorece el estado de las hemorragias ya que contiene ácidos (péctico y gálico) que detienen las perdidas de sangre. Por lo tanto, estas compresas son un efectivo remedio
contra los golpes.
Ingredientes
1 puñado de cola de caballo
1 puñado de árnica
1 puñado de harpagofito
1 l de agua
Preparación
Hervimos el harpagofito en el agua durante 7 minutos. Después le añadimos el árnica y la cola de caballo y lo dejamos otros 3 minutos hirviendo. Lo retiramos entonces del fuego y lo dejamos reposar con un trapo de cocina sobre la tapadera para preservar su fuerza.
Uso
En la bañera, empapamos bien una gasa o compresa en el líquido y nos la aplicamos, tan caliente como
seamos capaces de soportarla, en el hueso sacro. En unos días habrá hecho el efecto deseado.

2- Cataplasma de arcilla
Un típico accidente casero son esos golpes que producen un pequeño derrame interno, una pequeña inflamación, una lesión muscular… Contra ellos, como ya hemos aconsejado en el caso de las torceduras, lo primero es aplicar hielo, por su efecto antiinflamatorio y analgésico.
Ingredientes
Arcilla
Agua
Preparación
Echamos varias cucharadas de arcilla en un bol con agua y lo mezclamos (siempre con una cuchara de madera) hasta conseguir un barro espeso. Ponemos el emplasto sobre una gasa.
Uso
Aplicar la cataplasma sobre la zona golpeada y sujetarla con una venda. Es importante la presión que la
venda ejerce sobre la compresa de arcilla, pues también ayuda a reducir la inflamación. En unos minutos ya se siente la mejoría.


3- Otro remedio casero muy bueno para evitar la formación de un hematoma consiste en colocar sobre las contusiones una compresa de árnica; ésta se puede adquirir en las farmacias o, si gusta, se puede elaborar hirviendo un litro de agua por 15 minutos al cual se le añadirá, pasado ese tiempo, un puñado de hojas de árnica.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...