Mostrando entradas con la etiqueta Heridas leves.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Heridas leves.. Mostrar todas las entradas

Heridas superficiales.



Bálsamo de hiedra
Este bálsamo a base de hojas de hiedra lo fabrica una comunidad de monjas dominicas en Vizcaya. Está indicado para quemaduras, golpes, infecciones en la piel y todo tipo de heridas leves.
Ingredientes
50 ml de aceite de oliva virgen
Un puñadito de hojas de hiedra
2 láminas de cera virgen de abeja
Preparación
Ponemos en una sartén el aceite, y echamos un puñado de hojas de hiedra, las más jóvenes. Lo dejamos a fuego lento 10 minutos para que la hiedra impregne el aceite. Pasamos a continuación el aceite por un colador muy fino a un tarro, le añadimos enseguida la cera y removemos para que, aprovechando el calor, se deshaga convirtiéndose en una crema homogénea. Esperar a que se enfríe para utilizarla.
Uso
Se aplica sobre una quemadura o herida leve. También sobre pequeñas infecciones cutáneas.



Loción de aloe para después del afeitado
El hombre también tiene derecho a su dosis de coquetería. Esta loción para después del afeitado con zumo de aloe ayuda a cicatrizar pequeñas heridas, y protege la piel del rostro de los agentes externos, frío, aire, sol... (este remedio no lo fabrican las monjas de Vizcaya).
Ingredientes
40 ml de agua destilada
30 ml de zumo de aloe
30 ml de alcohol de 96º
15 ml de glicerina
Preparación
Mezclar todos los ingredientes en un recipiente apropiado, agitarlos bien y envasar el producto. Se le puede dar un toque personal añadiendo unas gotas de esencia, por ejemplo de lavanda o de pino…
Uso
La loción debe guardarse en un sitio oscuro y aplicarse, evidentemente, tras cada afeitado.


Otro remedio casero y natural es la aplicacón de un cataplama de manzana, que gracias a uno de sus componentes, la pectina, es un gran cicatrizante.
Apliando manzana rayado sobre la herida, o la quemadura curará mucho antes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...