Mostrando entradas con la etiqueta Forúnculos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Forúnculos. Mostrar todas las entradas

Quemaduras, pequeños golpes y forúnculos.


Con la flor de sauco, que podemos encontrar fácilmente en el campo o jardines, se puede elaborar fácilmente una pomada que cicatriza y desinfecta pequeñas heridas y además podemos utilizar para drena las impurezas de los forúnculos.


Ingredientes: 
100 ml de aceite de oliva, 
3 flores de saúco, 
1 cucharada de jabón artesano, 
5 láminas de cera virgen, 
1 cucharada de resina de pino.

Preparación
En una sartén, se pone el aceite y las flores de saúco y se deja 10 minutos a fuego lento; el aceite no ha de
llegar a hervir. A continuación, ha de colarse el aceite y añadirse el jabón troceado, la cera virgen y la
resina de pino, dejándolo fundirse y mezclarse todo al fuego durante 5 minutos. Por último, se filtra a un
recipiente.

Uso
Ha de solidificarse antes de poderse usar. Se aplica mediante una gasa y se deja unas 24 horas sobre la
herida, el forúnculo…

Golondrinos


Este remedio extraído de la botíca de la abuela sirve además de para los Golondrinos, para los Forúnculos y para la Gota.

Cataplasma de borraja.
La pulpa de la borraja es antiinflamatoria, e incluso limpia los forúnculos. Además, combate la gota, llamada antiguamente “la enfermedad de los reyes”, porque se producía en personas con un alto consumo de carnes rojas y grasas animales.
Se manifiesta en la hinchazón del dedo gordo del pie.
Ingredientes
Borraja
1 l de agua
Preparación
Lavar y cortar la borraja en trozos y ponerla a hervir en el agua a fuego lento durante 15 minutos. Pasado
ese tiempo, se la deja reposar otros 10 minutos y se cuela.
Por último, se tritura la pulpa en el almirez y se coloca en una gasa.
Uso
Se aplica a modo de cataplasma sobre la zona afectada. Se venda y se deja actuar toda la noche.
El caldo de borraja sobrante es útil en estados gripales.

Otros remedios caseros y naturales son:

Elaboración de un cataplasma de zanahoria cruda mezclada con un poco de germen de trigo (o harina) sobre el golondríno y luego envolverla con gaza.

Aplicar un higo caliente y cortado por la mitad sobre la parte afecada.



Consejos:
Limpiar bien el área una vez que el furúnculo esté abierto y lavarse las manos muy bien después de cada manipulación.

No debe apretar el nódulo, ya que la infección puede diseminarse y empeorar. Por ello, se debe intentar que la lesión se abra y drene por sí sola.

Procurar una alimentación rica en vitamina C, E y A que ayudará a mantener las defensas altas

Mantener una higiene escrupulosa de la zona para evitar la aparición posterior de nuevas lesiones.

Forúnculos.


Los forúnculos o "nacidos" son unos granos que surgen habitualmente en los folículos de algún pelo (sobre todo en piernas, nalgas, incluso el rostro) y son causados por una infección en el mismo.

Emulsionar con miel 1 C de harina con 1 C de levadura de cerveza. Extender en una gasa y aplicar en cataplasma sobre el forúnculo. Dejar varias horas hasta que absorba el pus.

Colocar dos cucharadas de arcilla y 1 cucharada de lechehervida en un recipiente. Mezclar hasta que quede compacta. Aplicar caliente sobre el forúnculo y dejar puesta por una hora. Retirar con agua evitando tocar el grano.

El maíz puede llegar a ser un gran remedio casero contra los forúnculos, de hecho, se ha empleado tradicionalmente en algunas zonas latinoamericanas contra este tipo de granos. Se aconseja aplicar cataplasmas preparadas a partir de la cocción de los granos de este vegetal en agua con un paño o gasa.

También la malva suele ser un perfecto remedio natural para los nacidos. Habitualmente empleada para todo tipo de problemas en la piel, los forúnculos pueden ser combatidos preparando una infusión con la planta y luego colocándola con un algodón sobre las zonas afectadas.


Consejos:
Limpiar bien el área una vez que el furúnculo esté abierto y lavarse las manos muy bien después de cada manipulación.

No debe apretar el nódulo, ya que la infección puede diseminarse y empeorar. Por ello, se debe intentar que la lesión se abra y drene por sí sola.

Procurar una alimentación rica en vitamina C, E y A que ayudará a mantener las defensas altas

Mantener una higiene escrupulosa de la zona para evitar la aparición posterior de nuevas lesiones.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...