Mostrando entradas con la etiqueta Catarro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Catarro. Mostrar todas las entradas

Catarro.



El catarro no es más que una respuesta del organismo para quemar toxinas.

Primer remedio natural:
Nada mejor que la cebolla para eliminar las toxinas que el organismo esta quemando.
Jarabe de cebolla
Ingredientes
1 cebolla grande
2 vasos de vino blanco
150 g de miel
Preparación
En un recipiente de barro, echamos una cebolla grande, ya pelada y troceada y añadimos dos vasos de buen vino blanco. Lo dejamos macerando 24 horas. Pasado ese tiempo, lo colamos, templamos un poco el líquido resultante al fuego y añadimos la miel (puede ser de mil flores, de tomillo o de eucalipto), que así se disolverá fácilmente. Una vez bien mezclado, lo guardamos en un tarro de cristal.
Uso
Medio vasito, cuatro veces al día: en ayunas, a media mañana, a media tarde y antes de acostarse. Seguir el tratamiento durante aproximadamente una semana.

A la cebolla, que como hemos dicho es uno de los mejores remedios caseros para el catarro, puedes emplearla de diversas formas. Otra forma a la descrita sera cortar una cebolla en varios pedazos, ponla a hervir con medio litro de agua por 15 minutos, agregando algunas cucharadas de azúcar negro para endulzar y realzar sus propiedades. Luego cuela y bebe este preparado a diario. No tardarás en ver los excelentes resultados.

El segundo remedio casero: Con el ajo, puedes probar de consumirlo en ayunas, cortado en trozos y tragándolo con agua, para así no tener que masticarlo. También puedes cortarlo al medio y acercarlo a la nariz, inhalando los aromas que despide. Esto abrirá los pulmones y facilitará la expulsión de la flema que tienes acumulada en tu sistema respiratorio.

Consejo: Bebe muchísimo líquido, que ayudará a fluidificar toda la congestión. Mejor tibio, pero no caliente del todo, irrita más. Si haces infusión con menta, eucalipto, tomillo, orégano, gengibre o alguna otra hierba fresca que descongestiona mejor. Ponle miel, suaviza, alivia e induce al sueño.
Arropate bien, pero no en esceso. Recuestate lo más cómoda posible, un poco elevada, para facilitar la respiración
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...