Mostrando entradas con la etiqueta Bocio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bocio. Mostrar todas las entradas

BOCIO Y DIETA.



Hay alimentos que nos aportan una gran cantidad de yodo y que por tanto, nos vana a ayudar a tratar el bocio. El berro es una de las mejores fuentes de yodo. Es muy valioso en la corrección del funcionamiento de la tiroides. Su uso regular, por lo tanto, es altamente benéfico en la prevención y tratamiento del bocio. Hay incluso alimentos que sin ser ingeridos, pueden ayudarnos a combatir el bocio. Sería el caso de la pasta hecha con verduras que puede ser aplicada sobre la parte afectada, ayudando a reducir la hinchazón.

No debemos incluir en nuestra dieta la sal yodada y alimentos marinos o algas que también tienen en general suficiente cantidad de yodo. Veamos algunos alimentos:


ALIMENTOS  A EVITAR:

Ciertas comidas y fluidos son extremamente perjudiciales para los pacientes del bocio y deben ser evitados por ellos. Estos incluyen productos de harina blanca, azúcar blanca, pulpas, comidas fritas o grasosas, conservas, condimentos, té, café y alcohol.

BOCIO.


Es sabido que el bocio es una inflamación de las glándulas tiroideas y que tienen una estrecha relación con la carencia de yodo en nuestro organismo. Por tanto, lo ideal es introducir un poco más de Iodo en nuestra alimentación.
Sal yodada, alimentos marinos pueden integrarse en la dieta y algas como la espirulina o kelp podemos tomarlas en forma de concentrados en comprimidos. Pero no solo los alimentos marinos tienen yodo; frutas como las uvas, fresas o membrillo tienen bastante yodo y siempre vendrán bien para combatir el bocio.
Hay una planta muy común, conocida por la concentración de hierro, pero también por la concentración de yodo. Se trata del Diente de León, una planta que podemos encontrar en caminos, en jardines, huertos, etc...
Planta fácilmente reconocible por sus flores y sus semillas voladoras.
Preparación:
Para hacer la infusión, debemos comprar o recolectar las hojas de la planta en primavera. Las dejamos secar y luego cortamos en trozos pequeños.
Luego calentamos agua y echamos cuando empiece a hervir dos cucharadas de las hojas. Dejamos un par de minutos y retiramos del fuego. Podemos endulzar con miel o azucar moreno ya que su sabor es un poco amargo.

Uso:
Beberemos una o dos infusiones al día a mitad de tarde y/o por la mañana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...